24.6 C
San Luis Potosí
sábado, julio 13, 2024
Alta en whatsapp Visión Noticias

PENSIONES: FRAUDE DEL SIGLO

Por Rafael Aguilar Fuentes, Chikilín.

EL FRAUDE DEL SIGLO DE PENSIONES: NOMBRES Y ROSTROS.

Una serie de víctimas de Arturo Herbert Alfaro, hoy detenido y señalado como uno de los principales defraudadores en Pensiones del Estado me mandaron datos (de manera anónima) a través de Messenger, relatando el «modus operandi»  de este audaz y trepador y pequeño zorro.

Los afectados están celebrando la acción del Gobierno del Estado, pero con la esperanza de que realmente sean castigados los que saquearon a la Dirección de Pensiones, y a ellos en lo personal, pues este sujeto ya traía una gran carrera delictiva de fraudes de todo tipo por varios años.

Lo que llevó a su familia, la cual participó en grandes inversiones en varias empresas y gozó a lo lindo del dinero mal habido; cosa que los convierte en cómplices, a gozar de los más grandes lujos y a los más increíbles despilfarros.

Los datos, las cifras, las imágenes son vomitivas, son impresionantes, parecen una serie de Netflix llevada al límite de la imaginación.

Arturo Herbert Alfaro era un empleado corrido de varios bancos, estuvo en Santander y en Banco del Bajío, era un soberano muerto de hambre, un enano acomplejado pero terriblemente vivaz y con hambre de pertenecer a la «clase alta de San Luis Potosí»; comenzó a defraudar con sus vecinos, hasta hacerlos compadres.

A ofrecerles «servicios bancarios» y a pedirles dinero prestado en nombre de una «gran y efusiva amistad», haciendo grandes dramas de que estaba quebrado.

A hacerse el «muy amigo» para poder defraudarlos y robarlos. Después les ofrecía el manejo de cuentas y servicios financieros.

Sobre todo cuando empezó su relación laboral  con el banco BANSI, el cual tiene toda las sospechas de ser la cuna de varios fraudes que irán saliendo con las investigaciones que está haciendo la Fiscalía General del Estado, pues existe el antecedente de los $150 millones que defraudó y trianguló con el Interrapas y el caso de Pensiones.

Este caso, el cual embarra a familias pudientes de San Luis Potosí y a conotados políticos, ex gobernadores y hasta líderes sindicales.

Como el caso de Francisca Reséndiz, la Paca, la cual protegió a su cuñada Gregoria Martínez Onofre, que también robó bien y bonito en la dirección de Pensiones.

Esa es otra historia diría la misma nana Goya.

Pero volvamos con este sujeto Arturo Herbert; el muy desgraciado, el muy sagaz es un tumor canceroso que le salió en las nalgas a la clase política y financiera potosina.

Era casi un funcionario de la Dirección de Pensiones, pues manipulaba secretos financieros y a funcionarios de esa dependencia como le daba la gana, al grado de aperturar más de 60 cuentas para operar el saqueo de las pensiones.

Y era a la vez gerente del Banco BANSI (el muy sospechoso banco BANSI) el cual inmediatamente lo despidió, según ellos para deslindarse, pero no señor.

Esto le permitió hacer una carrera delictiva  meteórica para enriquecerse, ya gozó de residencias viajes al mundial de Qatar cruceros, andar esquiando en Canadá y en el norte de Estados Unidos, ponerle a su esposa y a sus hijos una clínica particular, restaurantes.

Y cuánta chingadera y media se le imaginara o se le antojara gracias a la impunidad y a los pendejos de los potosinos.

El cabrón tejió una enorme red de complicidades que tendrán que investigar en la fiscalía. Se lucía en las fiestas de los ricos de San Luis un sábado sí y el otro también.

No se diga abrazado de Jacobo Payán Espinoza, accionista mayoritario de banco BANSI.

Al Pitufo, le fueron confiscados una colección de relojes de alta gama increíbles, autos de lujo, los más caros que salieran, los coleccionaba y los tenía, gustaba de fanfarronear con sus vecinos en el exclusivo fraccionamiento de La Loma Club de Golf «sus» autos de lujo, y los dispendios y las fiestas eran su sello.

Todo a cuenta de la Dirección de Pensiones del Estado y de la bola de imbéciles que defraudó durante su larga carrera de infeliz ratero.

Fingía ser un vecino feliz y condescendiente. Con razón dicen que no hay enano bueno.

Pero es más lo que sabe este fenómeno de 149 c.m. (que por cierto es muy amigo de Marcelo de los Santos y a raíz de su gobierno comenzó a ver la gloria financiera).

Hoy está en las mazmorras del penal de La Pila esperando salir con alguna fianza o algún truco del Poder Judicial al estilo mexicano cosa que sería una tragedia para la aplicación de la justicia y las esperanzas que tenemos en el gobierno de José Ricardo Gallardo Cardona.

Él ya empezó bien su trabajo en este asunto; (ahora está en manos de la juez Juana María Castillo que seguramente los vinculará a proceso este domingo cuando será la primera audiencia).

Lo que es notorio y muy satisfactorio es que el  aparato de justicia del estado está sacudiendo las estructuras políticas y de la corrupción burocrática en San Luis Potosí aunque quieran minimizarlo.

Por último.

Los enemigos de este gobierno, cínicos y heridos intentan distraer y confundir a la opinión pública diciendo que «es un acto menor», que debería de traer al Chapo Guzmán a declarar y meter a la cárcel en un espectacular show mediático a Marcelo a Toranzo y a Carreras, cuando hay que ponderar la gobernabilidad.

Pero perdonar a estos bribones sería mentir y condenarse a sí mismo, y este gobierno lo sabe.

Por lo pronto.

Lo sucedido  esta semana es un buen comienzo, una excelente accion para sanar y resarcirle a San Luis tanto daño.

Pues no hemos nada y no hemos  olvidado a nadie.

Es cuánto.

Te puede interesar

ültimas noticias