32 C
San Luis Potosí
martes, mayo 21, 2024
Alta en whatsapp Visión Noticias

LAS MAÑANERAS Y EL DERECHO DE RÉPLICA

La senadora Xóchitl Gálvez no se anduvo por las ramas cuando el Presidente le atribuyó en sus mañaneras declaraciones que no había dicho, con la evidente intención de desacreditarla, razón por la cual acudió en juicio de control constitucional a solicitar el amparo y la protección de la justicia federal.

Existen diversas ejecutorias provenientes del Poder Judicial Federal, con pronunciamientos mediante los cuales se califica al ejercicio mañanero como un acto proveniente de autoridad, al advertir que lo convoca el titular del Poder Ejecutivo, con logística, personal y recursos públicos, con el objeto de dar a conocer información de esa misma naturaleza.

En esa medida, por su naturaleza es de calificarse acto de autoridad, donde el servidor público no realiza funciones como particular, sino en su calidad de Presidente de la República, se dirige a la Nación para dar a conocer información relativa al cargo que desempeña, en consecuencia, no se trata de un ejercicio que tenga vinculación con su derecho a la privacidad.

Lo que se expresa en esas conferencias tiene una connotación relevante, dada su trascendencia social y política, pues tiene como objetivo que la autoridad mantenga informada a la población sobre temas de la administración pública, haciendo descansar sobre esas bases las erogaciones a cargo de las arcas públicas con que se solventa ese cotidiano programa gubernamental.

Entonces, la legisladora al sentirse afectada por las alusiones llevadas a cabo por el inquilino de palacio, al considerar que esas manifestaciones le causan un daño en su honorabilidad y prestigio, que afectan su esfera jurídica con repercusiones en otros ámbitos de la vida nacional, le asiste razón para exigir su derecho de réplica.

Resulta por demás curioso el asunto, pues todos los días se dicen mentiras en las mañaneras, se calumnia a mucha gente, se ataca sin sustento a los adversarios políticos y, es la primera ocasión en que alguien se atreve a enfrentarse con acciones judiciales al Presidente y, todavía más inusitado aún que un juez le ordene al Ejecutivo abrir el espacio a la senadora.

En el fondo lo que se juzga es una flagrante violación de parte de la autoridad a la dignidad de una persona, aprovechándose de una posición y utilizando recursos públicos que le permiten hacer un uso desproporcionado de la información destinada a causar un descredito a la destinataria.

Así, la reparación del daño se contempla en otorgar un derecho en las mismas condiciones en que ocurrió la información calumniosa, para desmentir esas declaraciones, es decir, misma sede, tiempo, horario y cobertura.

Es una obviedad que, dada la predecible conducta del tabasqueño, la negativa a obedecer una orden judicial se encuentra indisolublemente adherida a su ADN, prefiere cancelar sus mañaneras antes de permitir ceder al legitimo derecho de una persona que afectó en su dignidad.

No obstante, ha quedado exhibido como un funcionario mentiroso, calumniador, que no respeta los más elementales derechos humanos, es soberbio e intolerante. Ahora con los vientos de cambio, no se le va a extrañar, su recuerdo será como lo que es.

Alejandro Zapata Perogordo
Alejandro Zapata Perogordo
Abogado, originario y vecino de San Luis Potosí, ha ocupado diversos cargos públicos, analista político, colaborador en diversas revistas y periódicos, como La Jornada, Revista Siempre, Pulso de San Luis, Misión Política, entre otros
Artículo anteriorMÁS AMBUDOGS Y NUEVAS AMBULANCIAS
Artículo siguienteHOMBRES DE NEGOCIOS

Te puede interesar

ültimas noticias