20.4 C
San Luis Potosí
martes, septiembre 27, 2022
Alta en whatsapp Visión Noticias

BLACK BIRD

Jimmy Keene, es el clásico galanazo desde que estaba en la prepa cuando era la estrella del equipo y actualmente si quiere, sigue conquistando chamacas, con solo ir a cenar, hasta que lo atoran en una redada lo llevan a la barandilla, mientras está en los separos en espera de juicio, la fiscalía le confirma que presentarán las armas encontradas, pues son de uso exclusivo del ejército por lo tanto, le ofrecen un trato: se declara culpable, lo encierran por un máximo de 5 años y por conducta, saldría en 4 años a más tardar, cosa que no le convence, hay que tomar en cuenta que su pá es el entonces famoso “Big Jim” un ex policía, harto conocido cuando estaba en servicio, hoy ya mayor, muy enfermo, y con inicios de Alzheimer incluso, se le borra el cassette de repente, le sugiere a Jimmy que acepte el trato pues es mucho riesgo a jugársela en un juicio, lo podrían enlatar por más tiempo.

Llega el día de presentarlo ante el juez, le vuelve a leer los cargos y le pregunta si es cierto que ya aceptó un trato, a lo que él afirma, es entonces que le dictan de sentencia nada más 10 años, es decir, se la hicieron de cicle harto bonito, ni cuenta se dio por donde le llegó el madrazo, quien más lo disfrutó sin duda fue la agente Lauren McCauley quien estaba en el juzgado para ver el fruto de su chamba, ella fue quien lo arrestó, es decir, entre ellos dos, se cagan.

Obviamente estar enjaulado resulta un cambio muy drástico entre una casa de lujo, harta lana y conquistando chamacas, como si fuera disciplina olímpica, contra la desesperación de su presente, sin embargo, después de unos meses, Jimmy recibe la visita de Lauren, quien le propone una transferencia, nada más a la Prisión de máxima seguridad, especializada en enfermos mentales, algo así como una sucursal de infierno, allá, donde no hay señal, esto gracias al carisma que se carga Jimmy como malandro, con el objetivo de hacerse compita de Larry Hall, un enfermito sospechoso de haber levantado y matado a varias niñas en los últimos años pero, sobre el cual, no hay evidencia física contúndete que lo vincule con ese lurias y si no se consigue a la brevedad, el vato saldrá sin pedo, a seguir con su desmadre.

Obviamente, si Jimmy lo que vive en prisión está muy gacho, proponerle ir por su propia voluntad a un cochinero peor está fuera de discusión, ni dándole puños de lana aceptaría algo así, a lo que Lauren le confirma que, si acepta y obtiene confesión y evidencia de Larry, a Jimmy lo dejan libre esa arrogancia con la que estaba tratando Jimmy a Lauren, se esfumó de volada, nuevamente tiene que pensarlo pues, no hace mucho le fue de la chingada, aceptando una propuesta del gobierno.

Realmente no tiene muchas opciones, eventualmente acepta, es a partir de aquí, de su mudanza por un mejor horizonte, que se lo carga la chingada muy cabrón, conoce a Larry, interactúa con él obviamente, le lleva su tiempo, llegara ese punto en donde lo sopea.

A partir de aquí es donde se pone sabrosa la cosa, hay que admitir que, aunque lo es la mejor serie que hay, si vale la pena verla, es muy buena para lo corta que está, para mí, es como si hubieran recreado una de las tantas historias de la excelente: “Mindhunter” sobresalen por mucho las actuaciones de los protagonistas, mucho.

Jimmy Keene: Malandro carismático y bueno para la tranza, entre drogas y armas, la actitud con la que empieza y la diferencia con la que termina dando las nachas, valen oro, de ser un engreído de primera a ver muy cerca la posibilidad de que se lo cargue la chingada, esta muy bien plasmado, mis respetos, llega un punto en el qué, para él, es peor la anticipación de la muerte que, la muerte misma.

No hace mucho lo veíamos como un chavalo, en la franquicia “Kingsman” hasta que dio el salto en su chamba interpretando la biografía de Sir Elton John en “Rocketman” que le valió incluso un Golden Globe, en este caso, además de producir, si le echan porras por su interpretación, no sería de extrañarse, ahh si, más de dos damiselas van a suspirar, al menos al inicio de la historia.

Larry Hall: Un tipo que sufrió del síndrome de transfusión feto fetal, que no es otra cosa que, mientras estaban en la panza de su má, su gemelo Gary y él, su carnal se agandalló con más nutrientes durante la gestación, al nacer Larry, bailó las calmadas física y mentalmente, una razón de mucho peso para que se le hayan caído un par de tornillos, sin que nadie se diera cuenta, ni que decir la infancia que tuvo creciendo en un cementerio, con un papá egoísta por decir lo menos, ya como adulto, mitómano de campeonato, te cuenta de sus pendejadas y justo al final, te dice que son sueños que ha tenido, lo mismo hace con los polis, les cuenta detalles de sus cochinadas y resulta que no es real y les contó sobre un sueño, hasta que patina gacho y lo encierran gracias a su bocota.

A él, con suerte lo ubicas como el gordito en la reciente versión de “Cruella” de Disney, con seguridad no te hace ruido en otra cosa, en esta ocasión el vato sorprende muy cabrón con ésta actuación, desespera eso sí, con lo quedito que habla y su dicción de la chingada, pero, la escena en la carpintería, cuando se da cuenta que ya valió barriga, es genial.

Big Jim Keene: Es el papá de Jimmy, ex policía ausente durante la infancia de Jimmy, actualmente harto enfermo y gandalla con los pesos que Jimmy tenía guardaditos en varios lados, se los chingó toditos.

Mención más que aparte, se trata de Ray Liotta, su participación es corta, pero se la despioja con una embolia incluso, para mí, es una manera chida de recordarlo más allá del chantaje sentimental, murió antes de que saliera la serie al aire, incluso su hija sale también, es Audrey, la chamaca que los polis interrogan sobre Larry y ella les enseña la bici que Larry le regaló.

Gary Hall: Su chamba es más que nada enfatizar esa diferencia abismal con su hermano Larry, tipo galanazo e inteligente, repito, todo lo contrario a Larry, defensor de su carnal a mas no dar al no creerlo capas de lo que lo acusan, hasta que abre los ojos.

Lauren McCauley: Agente especial que junto con el poli Brian, se empeñan en asegurarse que Larry no salga del bote, la manera en hacerle manita de puerco a Jimmy es donde sobresale más.

Brian Miller: Policía terquito que de no ser por el seguimiento que le da al caso en las rancherías, difícil atorar a Larry.

J.Carter: Es el celador, puercote con ganas, se aprovecha de saber que, el papá de Jimmy es ex policía y deduce que él está ahí para ponerle dedo a alguien, no sabe a quién, pero lo de soplón no se lo quita, fuera de la chamba tiene una broncota choncha y para salir de ella, chantaje a Jimmy, no podía faltar el celador corrupto, no hay manera.

Con madres la secuencia donde se arman los chingazos con un motín de campeonato, es aquí donde confirmas que, no es una serie para chavalitos, harto kétchup, incluso, no creo que vuelva a ver a un niño, recuperar un anillo de esa manera, con tanta corrección política, ´ta cabrón.

Basada en una historia real, parece que es otra más de las que, precisamente se basan en algún crimen real, la diferencia es el cómo las hacen, en este caso, me parece muy chingona y es muy corta, apenas 6 entregas que vale la pena darte tiempo para disfrutar de una historia muy pasada de lanza, pero, bien interpretada.

¿Es película o serie? Mini serie de 6 capítulos de 50 minutos aprox.

¿La puedes ver con tus papás? No mejor, no.

¿Género? Crimen, Drama, Misterio.

¿Edad recomendada? A partir de los 18.

Disponible en Apple tv + Ⓡ

La Recomendación con reserva es para: “El trabajo de mis sueños

Protagonizada por: Margaret Qualley y Sigourney

Weaver Joanna, es una chamaca que sueña con ser una gran escritora y se consigue chamba como la secre de una editora supuestamente harto picuda, entre sus actividades, está la de responder las cartas de los fansese de un escritor tan famoso como ermitaño, en su nombre y con un machote usado desde hace más de 50 años, para lo cual se le hace más fácil, ya no usar ese machote en cuestión y contestar con su propio estilacho, obviamente se mete en broncas por lo mismo, sobre todo con “la chava que quiere un 10” si, así se llama el personaje.

Es algo así como “El diablo viste a la moda” pero, en lugar de una becaria es una chava ya titulada incluso, que trabaja con una retrograda de lujo, bajo sus órdenes, todo se hace igual que en los 60´s, incluyendo la prohibición del uso de PC´s, por lo tanto, Joanna, termina descubriendo como lograr sus propios sueños, predecible a mas no dar, ñoña, en conclusión, sin olvidar ese afán de perpetuar la conducta de los jefazos con las becarias, en donde su principal virtud es, traerlas del rabo, la cinta es, de regular a mala, pero con el boom de liberar varias de cintas de la Qualley, psss me faltan ver un par.

Disponible en Netflix ⓇHasta la próxima

Twitter: @soyeldracco

Te puede interesar

ültimas noticias