24.6 C
San Luis Potosí
sábado, julio 13, 2024
Alta en whatsapp Visión Noticias

¿BARAJA NUEVA?

Después de la aplastante derrota electoral, los tres Partidos Políticos tradicionales se encuentran arrinconados, pasmados y bocabajeados, cada uno con sus laberintos internos enfrentando una realidad tempestuosa, los escenarios a futuro se prevén poco alentadores.

En principio el Partido de la Revolución Democrática ha dejado de existir, de los tres era el más joven, sin embargo, al no lograr el porcentaje mínimo para mantener el registro su destino como institución política quedó sellado desapareciendo como Partido Político Nacional.

El Revolucionario Institucional, paulatinamente venía dando tumbos, en cada elección iba perdiendo el respaldo ciudadano, las traiciones al interior se convirtieron en el quehacer cotidiano, a la par, de grupos enquistados que han terminado por apoderarse del Partido a costa de un debilitamiento brutal al quedar en los últimos lugares en las preferencias, cuando en otras épocas era invencible.

Si bien, conserva el registro, sus dificultades como partido se ahondan con la decisión de su dirigente nacional de aferrarse al cargo llevando a cabo una reforma estatutaria con miras a permanecer en el puesto, circunstancia que se aprecia impositiva, antidemocrática, regresiva y, después de un fracaso como el que se tuvo, anticlimática, acercándose cada vez más a la extinción.

Lo relativo a Acción Nacional, se percibe como el menos malo, al tener una ventana de oportunidad en la renovación de su dirigencia, que tampoco ha cantado mal las rancheras. Se defiende por su historia de lucha democrática, fiel a sus principios y extraordinarios parlamentarios que combatieron con razones y argumentos en la tribuna de los Congresos.

Sin embargo, arribaron a las dirigencias personas con un exacerbado pragmatismo, apoderándose de los controles y decisiones, cerrando las puertas a la sociedad y a quienes no fueran sumisos con ellos, se volvió un Partido de grupos de interés dejando de lado los principios, las convicciones y los objetivos partidarios.

Para nadie era nuevo que la gente, los ciudadanos, estaban hartos de los Partidos Políticos, los veían con recelo para finalmente decir: “todos son iguales” y, lo peor, es que no se hizo nada para cambiar esa imagen y opinión pública, todo siguió igual, a pesar de una buena candidata, fresca, con lenguaje entendible, bien preparada, no fue posible mostrar una cara distinta de los partidos, menos cuando las cúpulas se apropiaron de los puestos.

Precisamente de ahí ha surgido la idea de formar un nuevo partido. La convocatoria del Frente Cívico Nacional, que formó parte importante en las pasadas elecciones ante el desgaste y desdén de los institutos tradicionales, invita a la sociedad a construir una nueva fuerza emergente, de corte socialdemócrata.

Por su lado, Xóchitl Gálvez que durante la campaña conquisto la voluntad y simpatías de millones de personas, se ha dado a la tarea de recorrer el país agradeciendo los apoyos. Es evidente entonces que las cosas no van a parar ahí, mientras los Partidos Políticos tratan de dar salida a sus problemas intestinos, tanto el FCN, como la que fuera candidata de la coalición Fuerza y Corazón por México, están recogiendo piezas del rompecabezas.

No es para menos, el régimen se mueve con rapidez y no hay quien haga frente, urgen los equilibrios y contrapesos, lo que puede darse desde la sociedad organizada.

Te puede interesar

ültimas noticias