16.1 C
San Luis Potosí
jueves, julio 7, 2022
Alta en whatsapp Visión Noticias

SIN GOTA DE AGUA

Cuando la amistad entre Jorge Bueno y Pedro Malo se fracturó, en la película mexicana de los años cincuenta “Dos Tipos de Cuidado”, las circunstancias colocaron a Jorge en una situación ventajosa que no pudo desaprovechar, y la mejor forma que se le presentó para atormentar a Pedro y hacerle la vida imposible, aunque fuera sólo una especulación, fue bloquearle el acceso del agua a sus tierras de cultivo. Porque el rancho de Pedro dependía del rancho de Jorge para el riego. Porque al negarle el uso del agua se perderían las cosechas de Pedro Malo. Y, sobre todo, porque Jorge Bueno sabía que, sin agua, el perjuicio sería irreparable.

Efectivamente, en la vida real, todos percibimos el valor intrínseco del agua, y el incalculable perjuicio por su carencia. Pero hasta la fecha, es un recurso gestionado de forma tan deficiente, que su estudio es materia de investigación a nivel de posgrado, con el objetivo de encontrar soluciones y alternativas para la gestión equitativa, democrática y sustentable del agua. De ese tamaño es el problema, sin embargo, aunque las ponencias académicas existen y deben constituir aportaciones con sustento científico, en las administraciones públicas locales las ideas para atender el asunto suelen ser tan poquitas y tan pequeñitas y tan limitaditas, que abastecer de agua a las colonias populares se convirtió en un grave conflicto social.

En este momento, los reflectores de los medios de comunicación están enfocados en el Estado de Nuevo León, como referencia al ejemplo más claro y preocupante de la escasez de agua para el consumo doméstico. Pero también, como el ejemplo más claro y preocupante de una gestión pública deficiente, irresponsable, y en general, desastrosa; con un titular del Poder Ejecutivo que no sabe cómo actuar en medio de esta contingencia; que de forma fehaciente ha demostrado el desconocimiento de sus atribuciones y obligaciones; que ha sido ampliamente rebasado por la apremiante situación; que desde la comodidad de las redes sociales busca endosar el problema a quien se lo permita; y que no ofrece mayores expectativas porque desde su etapa de candidato se ha distinguido por su abundante estulticia.

Pero concentrándonos en San Luis Potosí, lo primero que debemos tener presente es que dentro del marco jurídico que engloba este asunto sobresalen dos disposiciones. La primera está en el artículo 115 fracción III inciso a) de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que establece que los municipios tendrán a su cargo las funciones y servicios públicos siguientes: a) Agua potable, drenaje, alcantarillado, tratamiento y disposición de sus aguas residuales. La segunda disposición que destaca, es el artículo 89 fracción I, de la Ley Orgánica del Municipio Libre del Estado de San Luis Potosí, que establece que en la primera sesión del año en que se instale el Ayuntamiento, se procederá a nombrar de entre sus miembros a los que formarán las comisiones permanentes, mismas que vigilarán el ramo de la administración que se les encomiende y que dichas comisiones estarán conformadas por lo menos con tres integrantes, y serán las siguientes: I, Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento.

En ambas disposiciones se advierte la enorme responsabilidad administrativa que pesa sobre los hombros de los integrantes de cualquiera de los 58 Ayuntamientos potosinos.  Pero, lo importante es que los Presidentes Municipales, Regidores y Síndicos, lo entiendan y lo observen, lo ejecuten y lo verifiquen. Es necesario que los ediles cumplan con las obligaciones que les corresponden como miembros de la Comisión del Agua. Recuerden que son representantes de elección popular, y que no están únicamente para votar a favor de lo que proponga el Presidente o Presidenta. Hagan su trabajo, presenten sus informes, acepten que requieren asesoría especializada, gestionen soluciones inmediatas, pónganse las pilas, y no permitan que los hogares potosinos se vean afectados de perjuicios irreparables por una gestión ineficiente, ni que se reproduzcan escenas tan lamentables como las que actualmente padece Nuevo León.

Por cierto, la colonia San Francisco del municipio de Soledad de Graciano Sánchez tiene complicaciones en el abastecimiento del agua. ¿Hasta cuándo se resolverá? ¿Estará en la agenda del Ayuntamiento? ¿Tendrán conocimiento las autoridades municipales que el pago por el llenado de una cisterna que dura media semana ronda los 150 pesos en promedio? ¿Estarán conscientes que los recibos del INTERAPAS siguen llegando y que en la llave no sale una gota de agua? ¿Sabrán que conseguir el servicio de una pipa es todo un calvario? ¿Qué le van a decir a los electores en la próxima campaña? Espero que no le digan al elector lo mismo que en “Dos Tipos de Cuidado”, cuando Pedro Malo dice: “Espérate Jorge, te doy todo lo que he ganado a cambio de que ordenes que me sigan dando el agua. Es todo lo que quiero, agua”. Y Jorge Bueno responde: “Hombre, haberlo dicho antes, Chucho tráele aquí al señor un botellón”.

Te puede interesar

ültimas noticias