27.4 C
San Luis Potosí
lunes, mayo 23, 2022
Alta en whatsapp Visión Noticias

LA CIUDAD JUDICIAL

Tal parece que fue una tarde nublada, triste y gris, el ambiente en el que se decidió cuál color usar, en la fachada que actualmente luce, el edificio de Ciudad Judicial del Poder Judicial del Estado de San Luis Potosí, y que nadie advirtió la necesidad de procurar una imagen amable que contribuya a reducir la notoria angustia de los eventuales participantes de una controversia judicial. Debió ser una tarde muy triste y muy gris.

Tal parece que había mucha preocupación en el momento que se decidió que los abogados litigantes ingresen al edificio como si estuvieran ingresando al área de locutorios de un centro penitenciario, y que resultaba absolutamente indispensable imponer ese filtro de revisión a los compañeros de profesión, con quienes coincidieron en los tiempos de estudiante, con quienes coinciden en las diversas actividades de las Asociaciones de Abogados, o de enlace interinstitucional. Debió ser un momento de mucha preocupación para evidenciar tanta desconfianza.

Tal parece que los aspirantes a trabajar en el Poder Judicial del Estado de San Luis Potosí, son tan pocos y tan escasos que, en su momento, la mejor solución para atender los escritos de término, era colocar un buzón debajo de una escalera, porque tal parece que en una situación donde el reloj avanza con fatalidad procesal, nadie tiene dudas que sólo se resuelven personalmente. Debió ser por la falta de personal dispuesto a trabajar recibiendo escritos y documentos hasta el último minuto del día. Tal vez ya se habían agotado todas las listas de reserva.

Tal parece que el exceso de conflictos familiares, civiles, y mercantiles, se ha elevado tanto entre los potosinos, que se han multiplicado exponencialmente los juicios, y, en consecuencia, la carga de trabajo es tan pesada que impide cumplir con una respuesta rápida en el acuerdo de promociones de las partes. Debe ser por el exorbitante cúmulo de asuntos pendientes, o una falsa percepción en los usuarios, que en algunos juzgados lo urgente no les deja tiempo para lo importante, y los tiempos máximos de respuesta en los acuerdos no son una prioridad.

Tal parece que el conocimiento y aplicación de la ley de la materia, (llámese civil, familiar, mercantil, o penal), es tan demandante, que ha provocado el olvido involuntario de la ley de responsabilidades administrativas, y por tanto, el tema del servicio público, en el que se intensifica la calidad del servicio, en el que se mide el tiempo de espera en cada trámite, en el que se detectan oportunidades de mejora, en el que se perfeccionan los diagramas de flujo para cada etapa del procedimiento, en el que se persigue (además del cumplimiento de la ley de la materia) el cumplimiento de un código de ética, y algunas otras observaciones que se consideran indispensables en la administración pública, pasan desapercibidas I N V O L U N T A R I A M E N T E.

Tal parece que en Ciudad Judicial, los conceptos “a instancia de parte” y “a costa del interesado”, prevalecen de forma aplastante en el tema de las notificaciones personales, que si bien es cierto, tradicionalmente encuentran argumentación jurídica y fundamento en las materias civil y mercantil, también es cierto que en la actualidad, con el amplio discurso político que prevalece en defensa de los derechos fundamentales en favor de mujeres y menores de edad, que son los principales actores en juicios del orden familiar, los conceptos “a instancia de parte” y “a costa del interesado” deberían encontrar una excepción. Tal parece que es poco el interés por entender que una persona con la necesidad de pedir pensión alimenticia, tenga los recursos necesarios para trasladar al actuario a la diligencia del emplazamiento. Tal parece que a veces nos olvidamos que el distrito judicial abarca mucho más que la pequeña mancha urbana.

Tal parece que minimizamos la importancia de la ejecución de la sentencia, por ejemplo, en el juicio de alimentos, en el que su Señoría descarga la ejecución de la sentencia mediante un oficio entregado a “la parte interesada”, cuando debiera ser el actuario, con la investidura de fedatario judicial, quien notifique personalmente los descuentos al salario del deudor alimentario, en las empresas, a los patrones, a los gerentes, y/o a los representantes legales de los mismos. Tal parece que fuéramos indiferentes ante la vulnerabilidad de los acreedores alimentarios. Tal parece que reducimos Ciudad Judicial a tan solo un edificio.

La Ciudad Judicial es una convergencia de profesionistas que merecen ser tratados con la misma dignidad y respeto; como sede del Poder Judicial, debe interactuar con la sociedad como una institución pública para la negociación de derechos y obligaciones, y en su caso, como una instancia con visión socialmente vanguardista; y además de gestora en la resolución de conflictos, debe ser en todo momento, facilitadora del convenio reparador o de la resolución pronta y legalmente satisfactoria. Por su parte, los abogados litigantes en San Luis Potosí tienen una acción pendiente por hacer valer ante las Autoridades: VISIBILIZARSE, porque son muchos, pero tal parece que NO los ven.

Te puede interesar

ültimas noticias