20.4 C
San Luis Potosí
sábado, mayo 28, 2022
Alta en whatsapp Visión Noticias

ANTONIO BANDERAS ES PIERRE DULAIN

Take the lead traducida como “Toma mi mano”, “Déjate llevar”, o “Ritmo y Seducción”, es una historia cinematográfica del año 2006, que se basa en hechos reales y se inspira en la vida del reconocido bailarín Pierre Dulain, personificado por el actor Antonio Banderas.
Aparentemente, es una de esas películas creadas para el público que está convencido “que lo más importante en esta vida es el baile”.
Más allá de los estereotipos, Take the lead es una película que disfrutas de principio a fin, y de crecimiento emocional para el espectador sensible, aquél que percibe la sublime representación del arte de la seducción, a través del elegante baile de salón.
Take the lead no es para exigentes insoportables, ya que en esta película no sobresale un elenco de luminarias, ni efectos especiales grandiosos, ni locaciones espectaculares. Lo que destaca es la inserción de una lección de vida.
Take the lead deja en segundo plano las diferencias de clase, de raza, de convencionalismo social, y propone un punto de coincidencia con el que todos pueden convivir, una actividad que requiere disciplina, esfuerzo, firmeza, y acaba con el mito de la imagen débil y vulnerable del foxtrot.
En Take the lead, Pierre Dulain encuentra un contexto adverso, en donde nadie cree que puede representar un elemento de cambio social, que con su iniciativa aporte novedades a un grupo que domina ampliamente el baile, o que genere algo útil en un grupo de personas etiquetados como perdedores.
Pierre Dulain encuentra un ambiente altamente castroso, como en esos trabajos a donde llegas con todas las miradas de incredulidad encima, donde los aguafiestas te espían, te grillan, te ponen a todos en contra tuya, y esperan los desdichados que al primer tropiezo desistas y fracases.
Pero Pierre Dulain actúa con prudencia, con mesura, y ante cada inconsistencia, piensa en algún otro recurso para lograr su objetivo, incluso se muestra disponible a escuchar inquietudes y aceptar propuestas para que todos entren en su dinámica.
Pierre Dulain es un hombre razonable, actúa de acuerdo a sus convicciones y tiene muy clara su postura ante la vida. Sin embargo, ante el reto de enseñar baile de salón a un grupo difícil, se percata que no es con razones como despertará el ánimo de sus apáticos estudiantes, sino con el golpe a sus emociones.
Sin duda, la escena sobresaliente es aquella donde Pierre Dulaine mueve el interés de sus alumnos, tocando las fibras de la sensualidad, mientras se desliza en la pista con una hermosa rubia a ritmo de tango.
En esa escena cualquier líder nato, ya sea docente, emprendedor, político, conferencista, es decir, toda persona con el compromiso de influir en la sociedad, precisa: “Las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra”.
Finalmente, debo comentar que una característica curiosa del personaje central de la película, es que no pierde en ningún momento el estilo elegante que lo distingue, y se posiciona como un modelo a seguir. Take the lead, es una película para el entretenimiento, pero es mucho más que una película de baile.

Te puede interesar

ültimas noticias